Juventudes Bici-bles: combatir la violencia con las bicis

Juventudes Bici-bles: combatir la violencia con las bicis

Nadie nunca se pregunta a dónde llega toda la basura que genera. A algún lado todo eso tiene que ir a parar. A veces acaba en ríos, en los mares, en la tierra. A veces, creemos que con “poner la basura en su lugar”, es decir en el bote de basura y luego en el camión, ya solucionamos el problema…

En realidad ahí sólo empieza la cosa.

En la ciudad de Oaxaca y su zona conurbada se generan unas 700 toneladas de desechos al día, los cuales se depositan en el basurero más grande del estado, localizado a unos 40 minutos al sur en el Municipio de Villa de Zaachila. El basurero se reconoce fácilmente desde la calle aledaña, no sólo por el olor y la inmensa montaña de basura, sino también por la enorme cantidad de buitres y otras aves que giran y giran a su alrededor.

En los alrededores del basurero, más de 17,000 personas viven, estudian y trabajan. La zona carece de muchos servicios públicos como agua corriente, drenaje y en algunas partes de luz. La incidencia de pobreza, violencia y marginación es alta. Para algunos, pareciera ser que las personas que aquí viven, como los residuos, no existen.

El basurero genera importantes impactos económicos y sociales. Es fuente de ingresos para las y los Recicladores Informales (Pepenadores), pero también fuente de contaminación y abandono y un fuerte elemento de discriminación para las y los jóvenes que habitan en la zona.

Es aquí donde Solidaridad Internacional Kanda A.C. (SiKanda), trabaja en distintas escuelas primarias y secundarias en materia de salud, alimentación, educación ambiental, cohesión social, entre otras áreas.

A principios de 2016, junto con el reciente creado equipo de Jóvenes Promotores Comunitarios con quienes colaboramos, nos preguntamos: ¿cómo hacer para que las y los chavos se sientan más autónomos y seguros? ¿Cómo hacer frente a la violencia, a las diferencias entre pandillas, a las rencillas entre escuelas? ¿Cómo promover la equidad de género y el empoderamiento de las jóvenes mujeres?

Es así que empezamos a trabajar con una herramienta de transformación poderosísima: la bicicleta.

No nos podíamos haber imaginado el impacto que, menos de un año después, se ha generado entre este equipo de jóvenes que descubrieron en las bicis no sólo un medio de transporte. Sino de compañerismo, identidad y autonomía.

Allá se ven por las calles sin pavimentar, sorteando baches y obstáculos, 16 jóvenes rodando con sus cascos y chalecos, planeando rutas nuevas y actividades como talleres de hip-hop o noches de película.

La bici se ha convertido en su elemento identitario. Con ella se reconocen y se sienten capaces de subir las calles más empinadas: siempre y cuando rueden juntos y juntas.

¡Conoce más sobre este proyecto en nuestra página en facebook o viendo el video abajo!

Gracias por leer,

Bárbara, SiKanda, Oaxaca