22 de Febrero, tu cumpleaños número 35

 
No sé  cómo empezar a escribirte, hay tantas cosas que quisiera decirte:  que te amamos, que día con día te pensamos, te buscamos, te esperamos, pedimos a Dios porque te cuide a cada instante, que guíe tus pasos, te proteja y te traiga de regreso a casa, que nos muestre el camino para que nuevamente estemos juntos. Te escribo con la esperanza de que este mensaje llegue a tus manos, en donde te encuentres y que sepas que estamos bien, no tienes que preocuparte por nosotros, estamos a salvo.
Nuestras vidas cambiaron aquel 21 de octubre del 2009, cuando el Estado te arrancó de nuestro lado y te dejó desprotegido, cambiando por completo nuestras vidas, pero principalmente la tuya; desde entonces te buscamos y luchamos cada día por encontrarte.
Cada momento estás en nuestros pensamientos y corazones. Me pregunto: en dónde estás, cómo estás, si comes, si tienes frío… infinidad de preguntas recorren nuestra mente, cada minuto es eterno y  sé que principalmente lo es para ti;  sé que al igual que nosotras nos preocupamos por ti,  tú lo haces por nosotros. Quiero que sepas que ese ser que tanto te preocupa   está bien,  está seguro, te ama y al igual que nosotros día a día pide a Dios porque estés bien y que nos ayude para que nuevamente   estés entre nuestros brazos.
Gracias por todas tus enseñanzas, en este largo camino de lucha constante me han servido de mucho. Cuando no  sé qué hacer recurro a los recuerdos y encuentro tu consejo, recuerdo tus abrazos y tu sonrisa que me dan fuerza y me motivan para seguir en la lucha, tú me enseñaste a no rendirme, por eso sé que tú haces lo mismo y que luchas por sobrevivir. Te pido por favor que lo sigas haciendo para que pronto estemos juntos nuevamente.
¿Sabes? A lo largo de estos casi ocho años en tu búsqueda he conocido mucha gente, te hablaré de los buenos porque también los hay.  Y, sabes, no estoy sola y somos muchos los que te buscamos, luchamos por encontrarte y tenemos la esperanza de que vuelvas a casa.
Te abrazamos fuertemente aun en la distancia con todo nuestro amor, que Dios te bendiga hoy y siempre y que ilumine nuestros caminos para que pronto nos  encontremos y puedas recuperar tu libertad, que vuelvas a soñar y estrechar en tus brazos a quienes tanto amas.

Tu familia te ama, te espera y te busca siempre….

Leave a Reply