A las Madres Mexicanas,

A las Madres Centroamericanas,

A las madres del mundo,  A la HUMANIDAD que escucha………….

10 de Mayo 2017.

Por sexto año consecutivo, las Madres de Hijas e Hijos desaparecidos salimos a la calle en el corazón de la independencia nacional, para reclamar, exigir y denunciar LA FALTA DE RESULTADOS CONCRETOS en la inmensa mayoría de las decenas de miles de desapariciones, LA PERMANENCIA DE LA TORMENTA DE IMPUNIDAD y del propio martirio de las desapariciones, que lejos de DISMINUIR SE INCREMENTA. Por sexto año consecutivo salimos a preguntar ¿En dónde Están nuestros hijos e hijas? ¿En dónde está el Estado?… Ahora descubrimos que para dar con nuestros amados hijos, debemos primero hallar al Estado, que se ha convertido en un desaparecido más.

vemos que por años IMPLORAMOS Verdad, Justicia y Retorno de nuestros hijos e hijas A UN ESTADO IGUALMENTE DESAPARECIDO, las Madres de diversas regiones del país hemos  resuelto buscar por propia cuenta a nuestras hijas e hijos, LAMENTABLEMENTE HEMOS CONSTATADO QUE LA NACION ES UNA GRAN FOSA CLANDESTINA, y en el mejor de los casos, una fosa común. ¿En dónde está el Estado? También tendríamos que gritar por el Estado mexicano: No hizo nada por prevenir, por buscar e investigar, NI POR IDENTIFICAR y retornar a sus hogares a los miles de SIN nombres encontrados en las fosas y tampoco ha hecho nada por ayudar a las madres y familias a buscar de una manera eficiente y acorde con la magnitud de la problemática.

En 2016, pedimos en esta misma rotonda la intervención de la ONU Y DE INSTANCIAS INTERNACIONALES HUMANITARIAS, la declaración de que en nuestro país se sufre un Conflicto Armado Interno. En años anteriores, también hemos exigido que la Justicia Penal Internacional inicie una investigación por las 200 mil ejecuciones y las decenas de miles de desapariciones en la última década. Diversas organizaciones de derechos humanos calculan que podrían ser quizás unas cien mil personas desaparecidas, y que cada año desaparecen unas 20mil personas migrantes en su paso por México.

Seguimos preguntándonos ¿cuándo las instancias internacionales volverán sus ojos y su atención a México?, cuándo lograremos que el Gobierno de México deje de ser CONSECUENTADO  por La ONU y la ORGANIZACIÓN DE ESTADOS AMERICANOS?  ¿Cuándo LA CORTE PENAL INTERNACIONAL QUERRA INDAGAR SOBRE LO QUE SE LLAMA DELITOS DE LESA HUMANIDAD Y QUE ESTAN OCURRIENDO EN MEXICO por parte de los responsables de un Estado no sólo desaparecido, sino cómplice en la inmensa mayoría de los casos de desaparición?.

Las investigaciones, nos confirman que en la mayoría de las desapariciones existe relación entre los perpetradores y servidores públicos. Veracruz es una prueba de ello, pero hay más ejemplos: Guerrero, Michoacán, Tamaulipas y el Estado de México, entre los de mayor obviedad.

Mientras tanto, las familias siguen hurgando en SEMEFOS y fosas comunes como las de Cocula y Tetelcingo en Morelos; o El Palmar, en Acapulco, o Palo Verde en Xalapa.

Las fosas clandestinas se han convertido en una panorámica habitual en nuestro país: En Colinas de Santa Fe, a las puertas del puerto de Veracruz, en las narices de la Marina, podrían estar alrededor de 500 hijos e hijas desaparecidas; en el Ejido Patrocinio en Coahuila se han hallado decenas de miles de fragmentos humanos, y tenemos que sumar los hallazgos de fosas clandestinas en Poza Rica, Papantla, Alvarado, Iguala, Chilapa, Huitzuco, Culiacán, Tamaulipas y Nuevo León, entre  muchas otras.

En esta interminable búsqueda e incertidumbre, las familias padecemos un eterno naufragio en todos los sentidos:  la desaparición de los nuestros, le sigue la desaparición de la salud, de las amistades, de los ahorros familiares, de nuestro patrimonio y hasta de la familia misma. Le sigue también segundas, terceras y hasta cuartas desapariciones: sea porque un cuerpo no es registrado, o porque aun identificado los familiares jamás son localizadas e informadas, o porque se hacen entregas irresponsables de cuerpos no correspondientes, sin ningún refuerzo pericial ni científico.

Cada año tenemos que lamentar la partida generalmente prematura de las madres y abuelas, padres y abuelos, de nuestros y nuestras desaparecidas… Es así que HOY NO HAN PODIDO ASISTIR AQUÍ, MARIA MARTINA RAMOS, DOMITILA LOPEZ , ALMA GUADALUPE,  MARIA DEMETRIA, ROMANITA ORTIZ,  cuyas muertes llegaron antes que la verdad, la justicia o la reparación del daño…………….…

 

Pareciera que ningún efecto sigue a la muerte de una Madre o de una esposa o de una abuela de un desaparecido…………….. Pareciera que a eso le apuesta el Estado mexicano corrompido con la delincuencia organizada: a que nos rindamos por cansancio, o porque la tumba nos acalle para siempre, y que la desmemoria cubra por los siglos de los siglos la responsabilidad del Estado mexicano en la mayoría de las desapariciones, sea por acción o por omisión.

Al mismo tiempo que retiemblan los nombres de nuestros desaparecidos, sabemos que están con nosotras las que murieron desde que Felipe Calderón Hinojosa inició su guerra contra la delincuencia organizada y desde este sitio en donde reposan los restos de los Héroes nacionales, nos dirigimos a las madres con hijos e hijas desaparecidas, a la Nación y al Mundo, Y LES DECIMOS QUE NO DESCANSAREMOS JAMAS y que si morimos en la espera de la verdad y la justicia… O Si el sueño del retorno de nuestros hijos no se hace realidad… haremos que nuestro sacrificio no sea en vano, ni el de nuestros amados hijos e hijas, pues tras de nosotras les buscarán las generaciones venideras, y también buscarán a los responsables de lo sucedido. ¡¡NI PERDON NI OLVIDO!! para quienes desde las sombras del poder abandonaron su condición humana y se confabularon para no prevenir, para no buscar, para no investigar y para no hacer retornar a los nuestros.

Por si fuera poco, el Estado mexicano a través del poder legislativo se ha comportado como si de un tianguis en bazar se tratara: regateando las exigencias de una estructura jurídica adecuada para la búsqueda y la investigación de todas las personas desaparecidas, negociando con el ejecutivo lo que es una necesidad legislativa. El Secretario de Gobernación Miguel Angel Osorio Chong NOS PROMETIÓ UNA COMISION NACIONAL DE BUSQUEDA ROBUSTA.

 Señor Secretario: ¡no cumplió su palabra! Con esa propuesta legislativa la única robustecida será la impunidad y la corrupción.

Compañeras y compañeros, es previsible que esta administración federal está por iniciar sus procesos de compra de conciencias electorales, y pasará un año en el que nuestras voces serán acalladas por el mercado sobre ruedas electorero. Nosotras no podemos darnos el lujo de esperar a que de buena fe Ellos hagan algo por nuestros hijos e hijas, tenemos que entender que no podemos esperar un sexenio más, para vernos en el 2024 concluyendo que NO valió la pena la apuesta al servicio público, para dar con los nuestros.

 

Por ello volvemos a convocar a todas las familias a mantenernos unidas y entender que el cambio tendrá que ser de raíz, desde la base del árbol de la impunidad, hasta sus frutos en forma de Gobernadores.

Igualmente demandamos a las instancias internacionales que inicien investigaciones formales ante la crisis humanitaria que vive el país, dado que todas las instancias del Estado mexicano están rebasadas ante la única verdad histórica que nadie en el Gobierno quiere reconocer: EL ESTADO MEXICANO TAMBIEN ESTA DESAPARECIDO y tal parece que  tenemos que encontrarlo primero, para poder encontrar a nuestros hijos… Un Estado en donde la Nación sea la garante de que su Gobierno realmente buscará y encontrará: a nuestros hijos.

Por ello demandamos:

  1. Al Presidente Peña Nieto y al Secretario de Gobernación a que cumplan con su responsabilidad de hacer funcionar la Ley y los mecanismos en materia de búsqueda de personas Desaparecidas para garantizar que vuelvan a casa nuestros familiares.

 

  1. A la CIMISION NACIONAL DE DERECHOS HUMANOS, a pronunciarse efectiva, amplia y fuertemente sobre la problemática generalizada de desapariciones en el país y sobre la ineficiencia y corrupción que impiden al Estado resolver esta grave problemática.

 

  1. A las instancias internacionales, que consideren que en nuestro país se vive una emergencia humanitaria, con un Conflicto Armado Interno y con unas autoridades de todos los niveles, incapaces de garantizar los derechos a la vida, a la libertad y a la integridad psicofísica de cientos de miles de sus habitantes.

 

¡No nos rendiremos jamás!

¡Los encontraremos y los regresaremos a casa aun cuando tengamos que hacerlo con nuestras propias manos!

¡Porque vivos se los llevaron… VIVOS LOS QUEREMOS!

Leave a Reply