“Soy originaria de San Pablo del Monte, Tlaxcala, me gustaría no mostrar mi rostro, tengo mucho miedo.” comenta Juana, madre de Silvia F.

Silvia desaparece el 13 de marzo de 2017, ella es enganchada por su padrote por medio del enamoramiento, logrando el delincuente que ella se vaya de su casa sin avisar a sus familiares dos días después de haber cumplido los 18 años. El delincuente apodado “el Enano”, y de aproximadamente 40 años de edad trabajaba en Puebla cerca del puesto de comida donde Silvia laboraba.

Juana se enteró por Alejandro, patrón de Silvia, que “el Enano”, había estado acosando a su hija, así que recolecto datos importantes y presentó una denuncia en su contra. Posterior a esto Silvia se comunicó vía teléfono con su madre amenazándola de que no iba volver a su casa y que más valía que se retractara de la denuncia. Esta llamada tuvo una duración de media hora y según la madre de la entonces desaparecida se escuchaba alterada, como si hubiera consumido drogas y de fondo se alcanzaba a escuchar la voz de una mujer que le decía cada palabra que debía decirle a su madre.

Juana, madre de Silvia F., desaparecida el 13 de marzo del 2017 y hoy en día en casa a salvo, realiza tortillas en el patio frontal de su casa.

Dados los acontecimientos, la madre de Silvia acude ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de Tlaxcala, entonces a cargo de Tito Cervantes Zepeda, actualmente secretario de Gobernación de la entidad, y les relata los actos de amenazas e intimidación de “el Enano”, agentes al mando de Cervantes Zepeda le solicitan firmar una hoja y le comentan a la madre que todo está en orden. Cabe mencionar que la madre de Silvia no sabe leer ni escribir, por lo que firmó el documento con su huella dactilar pensando positivamente que iban a incluir la nueva información a la carpeta de investigación.

El 22 de marzo Juana y Miriam Pascual se trasladan a la oficina del procurador Tito Cervantes, quien les atiende personalmente, y le menciona a la señora Juana que la investigación de su hija ya se encuentra cerrada debido a que los policías a cargo de la investigación la reportaron como localizada.

Juana, madre de Silvia F., rescatada de las redes de tratantes, frente a su hogar en San Pablo del Monte.

El Procurador mostró una declaración firmada por la madre de Silvia, en la cual decía que era de su conocimiento que su hija se encontraba sana y salva, y que daba a su hija reportada como localizada. Es importante resaltar que la señora Juana no sabe leer ni escribir, y por lo tanto desconocía el contenido de la declaración que había firmado, mencionando que los policías jamás le informaron que cerrarían la investigación si ella firmaba ese documento.

“La encontramos en un cuarto horrible tirada en el piso”, comenta Juana, que con la ayuda de Alejandro y la abogada Miriam de la Red Retoño, localizan a Silvia y negocian la libertad de esta, “el enano” decide entregarla ya que se da cuenta de que Silvia está embarazada de él y así no le sirve.

Silvia F. y su bebé, producto de una de las violaciones de su padrote, frente al televisor de su habitación una vez rescatada de las redes de tratantes.

A pesar de la preocupación y angustia que sufrió la familia, Silvia y su madre deciden tener el bebé de su victimario, actualmente se encuentra recién registrado con los apellidos de Silvia y tratan de adaptarse a una vida normal.

“Se fue con el novio, el novio generalmente en Tlaxcala son enganchadores, son hijos de lo que le llaman padrotes, o son novios que tienen 40 o 50 años y las niñas tienen 15, el no vislumbrar esto fortalece el problema”, comenta Miriam sobre los típicos casos de trata en la entidad.